Órbitas planetarias

Newton estudió el movimiento de los planetas basado en las leyes de Kepler y determinó que, como estos describen órbitas alrededor de Sol, deben tener la influencia de una fuerza centrípeta que los mantiene en ellas debido a la atracción del Sol. Newton se dio cuenta de que las leyes de movimiento también eran válidas para los cuerpos celestes.

Fuerza centrípeta

Cuando un cuerpo debe moverse sobre una trayectoria circular tendrá un movimiento acelerado que le impulsará a salirse de su camino. La fuerza centrípeta es aquella que se dirige al centro y le mantiene en su trayectoria. El término centrípeta proviene de las palabras latinas centrum, que significa centro, y petere, que es dirigirse hacia, por lo tanto es una fuerza que se dirige hacia el centro. Es difícil comprobar la fuerza de atracción gravitacional entre dos objetos comunes en la Tierra, debido a que es muy pequeña; sin embargo, cuando los objetos tienen masas grandes como el Sol y los planetas es posible comprobar y explicar esta fuerza.

Órbitas elípticas

Los planetas del Sistema Solar giran alrededor del Sol debido a su fuerza de atracción. Se mueven en órbitas que tienen la forma de un círculo achatado, denominadas elípticas. El Sol, que es el cuerpo más grande, se ubica en uno de los focos de la elipse. Las órbitas de los planetas se encuentran en un mismo plano, por eso el Sistema Solar se observa como un disco gigante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *