Los conceptos de desarrollo y subdesarrollo

La desigualdad evidente en las condiciones de desarrollo de cada país llevó a clasificarlos de diferentes formas. Surgieron así términos ligados en general a dos estados de desigualdad de acuerdo con la posición o el papel que juega cada uno de esos países en el espacio mundial.

Categorías duales para separar a los países capitalistas entre:

“desarrollados” y “subdesarrollados”; “centrales” y “periféricos”; “ricos” y “pobres”; “autónomos” y “dependientes”; “industrializados” y “desindustrializados”; y “primermundistas” y “tercermundistas” (Se reservó el concepto de Segundo Mundo para los países de la órbita comunista).

Sin embargo, si bien se pueden asemejar los conceptos “desarrollado”, “central”, “rico”, “autónomo”, “industrializado” y “primermundista” por un lado y “subdesarrollado”, “periférico”, “pobre”, “dependiente”, “desindustrializado” y “tercermundista” por el otro, cada concepto o par conceptual tiene dimensiones y significaciones teóricas diferentes.

Estas diferencias tienen que ver con la dimensión en la que se hace hincapié para seleccionar dicho par conceptual: las condiciones de vida de una población, las relaciones de desigualdad hacia el interior de una nación (relaciones de clase social y de intereses) y entre los diferentes Estados, las diferencias políticas inherentes al modo de producción (Capitalista, Socialista) y al rol que ocupa cada Estado nacional dentro de esos bloques; el papel que juegan en los términos de intercambio mundial, es decir en las relaciones de exportación e importación de materias primas y de manufacturas, la capacidad para generar capitales tecnológicos y financieros o su dependencia hacia ellos, entre otros.

Algunos intelectuales, gobiernos y organizaciones supranacionales sostienen que los países pasan por etapas de desarrollo desde el menor (etapa de subdesarrollo) hasta el mayor (etapa de desarrollo), por lo que adoptan conceptos como “países en desarrollo”, “países en vías de desarrollo” o “países emergentes” para destacar la situación de aquellos Estados que han mejorado sus indicadores socioeconómicos aunque continúen lejos de los estándares de los países más desarrollados.

El desarrollo y el subdesarrollo

Otros, en cambio, aseguran que el desarrollo y el subdesarrollo son categorías inseparables de un mismo proceso, que tiende a provocar la concentración de las riquezas en los denominados países desarrollados. Para estos intelectuales, gobiernos y organizaciones, no hay una evolución lineal desde el subdesarrollo hacia el desarrollo sino que el sistema se alimenta de ese antagonismo entre los Estados. En otros términos, la relación desarrollo/subdesarrollo está intermediada por la dependencia a la que se somete a una gran cantidad de países del mundo, lo que resulta necesario para que los países del Primer Mundo acumulen cada vez mayor cantidad de capitales.

Características del Subdesarrollo

Las características esenciales de la condición de subdesarrollo son, en definitiva, las desigualdades en los niveles de riqueza y de pobreza de la población y por lo tanto, de acceso a los servicios básicos y no básicos, la dependencia política, tecnológica, cultural y económica; el estancamiento productivo, el predominio del sector primario en las exportaciones y las relaciones comerciales desfavorables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *