Grandes culturas andinas

Los grupos humanos que habitaron los Andes del norte (los actuales territorios de Colombia y Ecuador) llegaron a tener sistemas de gobierno estatal y, en algunos casos, formaron confederaciones, pero no desarrollaron imperios. En los Andes del sur (el este y sur de Bolivia, el norte de la Argentina, el norte y centro de Chile) no hubo Estados. Los imperios conquistadores surgieron en los Andes centrales (actuales Perú y Bolivia).

Las culturas andinas se diferencian de las de Mesoamérica en unos cuantos rasgos:

  • Tuvieron, además del maíz, otra gran fuente alimenticia, los tubérculos, en especial la papa, desconocidos en Mesoamérica.
  • Usaron el palo de cavar, el destripaterrones y la taclla (arado de pie andino).
  • Tuvieron llamas y alpacas (camélidos) que proveían lana, carne y medios de carga, que no existieron en Mesoamérica. Los mesoamericanos, en cambio, domesticaron el pavo, lo que no sucedió en Sudamérica.
  • Hicieron uso intensivo de terrazas y andenes de cultivo en las laderas.
  • Aplicaron técnicas de deshidratación (como el chuño o “papa chuna” y el charki, carne de llama disecada) y almacenaje de alimentos (silos excavados en el suelo).

Cultura Chavín

Se desarrolló en el norte del Perú desde 900 a 200 a. C. Su más famosa ruina arqueológica es la ciudad de Chavín de Huántar, construida hacia 900 a. C. Su religión estaba presidida por chamanes, que en sus ceremonias consumían alucinógenos (cactus, hierbas o cortezas). Importaban concha Spondylus desde la cálida costa ecuatorial a través de caravanas de comerciantes.

Imperio moche o mochica

Consolidado entre los siglos I y VI de nuestra era, y heredero cultural de Chavín, ocupó gran parte de la costa norte del Perú.

Su religión se basaba en el terror. Sus dioses siempre aparecen decapitando a humanos. El decapitador principal fue Ai apaec, dios supremo. También el rey y sumo sacerdote y los generaleschamanes decapitaban a los prisioneros como ofrenda a los dioses.

Aprovecharon al máximo las aguas de los ríos mediante canales y estanques. Su cerámica representa, con gran realismo y expresividad, a personas y animales, y a sus dioses castigadores.

Cultura Nazca

Simultánea con la Moche, floreció desde el siglo I al VI en la costa sur del Perú y se extendió también a la sierra. Logró traer agua desde lo alto de las montañas por más de 40 acueductos, algunos de ellos subterráneos, para evitar la evaporación.

Fue una cultura guerrera que mutilaba a sus prisioneros. Además, como rito chamánico y basado en alineamientos astronómicos, realizaron kilométricos trazos en las pampas de Nazca formando figuras de hombres, animales y plantas de varios kilómetros de largo, cuya precisión asombra al mundo aún hoy.

Cultura Tiahuanaco

Duró dos milenios y medio, desde 1500 a. C. hasta 950 d. C., cuando colapsó repentina mente. Su capital, en una planicie al norte del inmenso lago Titicaca, fue Tiahuanaco (Tiwanaku), que llegó a tener 40.000 habitantes. Su territorio comprendió casi todo el Altiplano andino hasta la costa del océano Pacífico (parte de las actuales Bolivia, Perú y Chile).

Fue la pionera en la producción del bronce, lo que le dio una gran ventaja militar. De 700 a 1200 participó de un imperio conjunto con los Wari.

Imperio wari

Se desarrolló en el centro de los Andes desde el año 600 hasta 1200 d. C. Su capital, Wari, está situada 25 km al noroeste de la actual Ayacucho. La alianza con Tiahuanaco convirtió al imperio en una unidad política muy extensa, la más grande antes del Tahuantinsuyo, del que sería modelo, por ejemplo, en su sistema de caminos y su organización militar, con ejércitos entrenados y disciplinados.

Entre los siglos VII al X, la expansión imperial llegó a su apogeo y la ciudad de Wari parece haber alcanzado una población de 70.000 personas. En el siglo XI este imperio se hundió súbitamente.

Imperio chimú

Al decaer el Imperio wari-tiwanaku, surgen los chimor, al norte del actual Perú. Confinados primero al valle del río Moche y sus zonas cercanas (900-1300), conquistan luego toda la zona norte (1300-1470).

Sus gobernantes eran tratados como dioses. Sus construcciones llegaron a ser extraordinarias, como lo atestigua Chanchán, la urbe prehistórica de adobe más grande del mundo que aún subsiste y que habría llegado a tener 30.000 habitantes.

Utilizaban como moneda hachitas de bronce, clara influencia de las culturas ecuatoriales, de donde también copiaron las técnicas de metalurgia.

Hacia mediados del siglo XV, los chimor fueron derrotados por los incas, quienes se llevaron a miles de orfebres al Cuzco. Cuando llegó el español Francisco Pizarro, cien años después, la ciudad había sido abandonada en su mayor parte, pero los conquistadores encontraron muros, pasadizos y puertas adornadas con metales preciosos; adornos que fueron extraídos y fundidos de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *